oxidos-manchas-soluciones

Las manchas de óxido, que no salen con nada, pueden desaparecer con un poco de limón, sal y sol. Pero cuidado con los tejidos de fibra y los colores delicados. Se coloca debajo de la mancha la mitad de un limón, encima de la tela un paño limpio, y se le pasa una plan­cha caliente. La mancha que­dará en el paño que se colocó arriba.

Para eliminar el óxido a la ropa blanca, moja la mancha en un poco de vinagre. Luego aplica un poco de jugo de limón. Después de unos minutos deja caer agua hirviendo sobre la parte afectada y aclara con abundante agua fría.

Las manchas de óxido se eliminan muy bien con ácido oxálico. Hay muchos productos comerciales que hacen desaparecer este tipo de manchas

En tapicería: 

Los tejidos delicados se desmanchan con zumo de limón y un poco de sal fina. Se frota delicadamente y se aclara con agua fría o tibia. Si la mancha persiste hay que emplear un producto especial para manchas de óxido, suelen contener ácido oxálico o ácido fluorhídrico.

Recommended Posts

Leave a Comment