etsuro_2besculpiendoPosted by L.Gant | Las circunstancias en las que se desenvolvió esta entrevista fueron tan accidentales como el nacimiento de este blog: de improviso, sin buscarlo y -lo que es peor- sin saber a dónde me iba a llevar. Pasé a buscar a una amiga, Antonieta Salvatierra, y le expliqué que había puesto a cargar la cámara y que en media hora me iba tras los pasos de Etsuro Sotoo, el escultor que lleva toda su vida siguiendo las pisadas de Gaudí. Me había enterado que esa misma tarde daba una conferencia sobre la belleza en el Auditorium de aquí de Roma. Anto se vino sin dudarlo. La precipitación, desgraciadamente es una constante en nuestras vidas. Y puede llegar a ser corrosiva. Esa tarde no fue distinta. Pudimos haber hablado mucho más con él, pero la falta de tiempo volvió a salirse con la suya.

¿Y qué puede llegar a decir un escultor sobre el trabajo del hogar? Para empezar lo definió con sencillez: “es lo más importante, son la base de todo”, nos dijo. Implacable. Sin embargo, no me fue suficiente. Teníamos que avanzar en la conversación.

Lo insultante de intentar ponerle precio a los trabajos del hogar
Hace meses, vi en televisión cómo este mismo escultor a quien ahora tenía delante, había declarado lo siguiente: “La inteligencia de Gaudí fue obedecer”. Sorprendente contraste de términos, todavía más si se emplean precisamente para definir la mente de un genio, de un artista. Porque eso fue y sigue siendo Gaudí. Sotoo no pierde eso de vista en ningún momento y puede que sea ese el motivo de que consiga tener una reflexión tan especial ante cualquier tema que se le proponga.

¿Por qué le parecen los trabajos del hogar lo más importante y la base de todo? “La gente, la economía mundial, destina sus energías a calcular ingresos y gastos. Pérdidas y beneficios. Pero lo que más nos importa en la vida no puede equipararse a todo el dinero del mundo. No es banal ni obvio lo que digo, es sencillamente real”. De ahí su transparencia al argumentar. “El trabajo del hogar es una de esas realidades incalculables. De hecho, a mí me parece insultante querer que las horas que se dedican a sacar adelante un hogar se intenten traducir a ingresos de tipo económico.

Ni aunque consiguiéramos juntar todo el dinero del mundo podríamos pagar este trabajo, porque ¿cómo calculas tú la entrega con la que una madre prepara una comida? Es imposible calcular todo el sacrificio que día a día conllevan estas tareas. Son demasiado lo que aportan como para ser pagadas con dinero”.

Los beneficios del trabajo del hogar
“Una escultura puede ser tasada y su valor tiene un límite. Con el trabajo del hogar es distinto: me es imposible ponerle un precio. Un economista controla lo que entra y lo que sale. En el caso de cuidar a las personas en su propia casa, ¿cómo delimitas los beneficios? Creo que el mundo debería funcionar como un gran hogar. Ojalá”.

Poder versus sacrificio
“No sé si alguna vez lo has pensado, pero en un hogar el concepto de poder no existe. Existe el concepto de sacrificio: el que más se sacrifica, más gana”.

Quién se dedica a estas tareas en su propia casa
“Los dos. Cada sábado hago yo la compra. Voy al supermercado. Mi trabajo en casa consiste en la parte de preparación: busco todo lo que mi mujer vaya a necesitar, le limpio la zona que ella utilizará y después ella revisa y se encarga de las decisiones finales”.

Lo necesario para que un hogar funcione bien es…
“Paciencia, serenidad y armonía”.

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.