• Como todos sabemos hay algunas manchas que son muy difíciles de quitar. A veces pensamos que la mejor solución es la lejía… Pero usar lejía presenta algunos inconvenientes y hay que saber cómo y cuándo usarla. En algún post hemos hablado de que no existen quitamanchas universales y que más bien hay ‘quitamanchas específicos para manchas específicas’… Más claro, agua. Cada tipo de mancha tiene un origen y según ese origen, utilizamos un quitamanchas u otro. Así que en la correcta selección está el éxito o el fracaso del desmanchado…
  • Manchas de aceite, de café, o las llamadas proteínicas como por ejemplo las manchas de sangre, son los típicos casos en los que conviene utilizar detergentes con oxígeno activo para eliminarlas. Los detergentes que contienen oxígeno activo – o también conocido como percarbonato de sodio, un compuesto de cristales de carbonato de sodio natural y peróxido de hidrógeno- además de eliminar partículas y microorganismos indeseados, aumentan el brillo y la pureza de la ropa: potencian el blanco. De hecho, son muy eficaces para mantener la blancura y arreglar los desteñidos. Pueden formar parte de los detergentes o utilizarse como blanqueador y quitamanchas de las manchas antes mencionadas; cuando el polvo entra en contacto con el agua, se produce una reacción química en la cual se liberan burbujas de oxígeno. Pero como en todo, si abusamos de los mismos, desintegran el tejido.
  • Esta semana nos han hablado de un quitamanchas de este tipo: actúa en las manchas mediante oxígeno activo. Es uno nuevo que se llama Vanish Gold Oxi Action. Este en concreto todavía no lo hemos probado, pero tenemos claro que es mucho menos agresivo que la lejía, que como siempre hemos defendido, es un recurso que hay que saber emplear en el momento y con las dosis oportunas…
Recommended Posts

Leave a Comment

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.