El agua es un gran disolvente, lleva en disolución una serie de sales que se disocian en el agua formando iones negativos (aniones: carbonato, silicato, fosfato, etc) o positivos (cationes sodio, potasio, hierro, cobre, etc).

  • Aspecto: Debe ser limpia y no contener materias en suspensión que puedan llegar a depositarse en la ropa. La cantidad de sedimentos no puede ser superior a 15 mg/lt.
  • Dureza: es provocada por la presencia de sales cálcicas y magnésicas:
    • Dureza temporal: la forman los bicarbonatos de calcio y magnesio. Por ebullición del agua los bicarbonatos precipitan en forma de carbonatos insolubles.
    • Dureza permanente: formada por cloruros, sulfatos y carbonatos de calcio y magnesio.
    • Dureza total: suma de ambas.
    • Para las fases de remojo, prelavado, lavado y blanqueo el agua debe ser blanda, en aclarados finales puede ser más dura.
    • Con agua dura: hay que usar más jabón (ya que una parte produce reacciones de intercambio aniónico y precipitan sales de Ca y Mg), recubre los tejidos con sales insolubles volviéndolos grisáceos y ásperos, produce incrustaciones en los tubos. Soluciones: Aparato descalcificador o detergentes especiales (capaces de enmascarar el Ca y Mg).
  • Alcalinidad: es buena para el lavado pero no interesa que la ropa contenga restos de alcalinidad (produce irritaciones en la piel y daño al textil- amarillea la ropa cuando se plancha). La alcalinidad se puede definir como una medida de su capacidad para neutralizar ácidos. En las aguas naturales, esta propiedad se debe principalmente a la presencia de ciertas sales de ácidos débiles, aunque también puede contribuir la presencia de bases débiles y fuertes. En la lavandería para que no perjudique el lavado y planchado el agua no debe ser superior a 25 gr de carbonato sódico por 100 lt de agua.
  • Materia orgánica: resulta de la descomposición de materias vivas contenidas en el agua, ocasiona manchas pardas.
  • pH del agua: en las lavadoras debe ser 7 (neutro):
    • El agua ácida (pH= 6): es corrosiva para las conducciones de agua y vapor.
    • El agua alcalina: dificulta el aclarado y da problemas a la hora de planchar.
    • A la hora de quitar las manchas hay un factor que debemos tener en cuenta es el pH: si conocemos el origen de las manchas emplearemos un desmanchante ácido o básico según haga falta para neutralizar.
      • Ácidos muy suaves: vinagre y el limón.
      • Ácidos muy fuertes: ácido oxálico es muy eficaz para quitar las manchas de óxido.
      • Álcalis: quitan las manchas de aceite.
      • Álcalis muy suaves: El bicarbonato mezclado con agua quita manchas de sudor.
      • Álcalis moderados: Amoniaco y bórax.
      • Álcalis fuertes: La soda tiene poder desengrasante.
      • Álcalis muy fuertes: La lejía desinfecta y blanquea la ropa.
  • Hierro: produce daños catalíticos a fibras de algodón en fase de blanqueo. Normalmente el hierro se encuentra en forma de sales Fe++ (ferrosas), sales solubles e imperceptibles: pero en contacto con cloro u oxígeno, se transforman en sales Fe+++ (férricas) que se depositan sobre el tejido y pueden provocar: amarilleamiento de la ropa, agujeros en los tejidos y pérdida de resistencia textil.
  • Cloruros: no producen problemas en la ropa.
  • Cobre: amarillea la ropa (superior a 0,1 mg/lt)
  • Tensión superficial: se define como el trabajo necesario para aumentar la superficie de un líquido en una unidad.
Recommended Posts

Leave a Comment

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.