Posted by Anaquitamanchas | La verdad es que nunca me lo había planteado hasta que leí algunos artículos sobre el tema, claro que yo no trabajo en ningún hotel, pero el hecho es que muchas veces me he planteado si es mejor tener sábanas blancas y toallas blancas o más bien de colores…¿qué ventajas y qué inconvenientes tienen unas y otras?

Con respecto a las toallas, habitualmente valoramos tres aspectos:

  1. Que sean suaves -ya sabemos lo que significa tener una toalla “rasposa”
  2. Que absorba…porque ¿de qué sirve una toalla que no seca?
  3. El color… y hay que reconocer que una toalla blanca, muy blanca y muy limpia, denota higiene, nada más verla, lo mismo que unas sábanas blancas y bien planchadas. 

Una opinión personal, que por supuesto es sólo eso, una opinión…a mí me encantan las toallas de colores fuertes y muy vivos…las toallas de color beig, sin más me parecen muy aburridas, en cambio las sábanas me gustan blancas…totalmente blancas o con algún detalle de color, pero mínimo….pero cada uno tiene que ver lo que le gusta y lo que le conviene.

En hotelería se prefiere ropa blanca por algunos motivos: 

  1. Puede lavarse a altas temperaturas utilizando potentes desinfectantes sin que el color sufra o se deteriore, lo cual nos asegura una limpieza y desinfección total.
  2. Además el blanco no engaña, y cualquier tipo de mancha por pequeña que sea, sería fácilmente detectable. Como en hotelería cuenta mucho lo que perciba el cliente, éste  percibirá un tejido de aspecto limpio. Esto se aplica tanto a sábanas como a toallas.

También conviene tener en cuenta las ventajas de las toallas de color:

  1. Son más “sufridas”, es decir, se nota menos el uso diario, que no es una mancha en concreto, sino el tono que adquieren cuando se usan día tras día.
  2. Depende de los gustos personales, pero las toallas de colores fuertes…verdes, turquesas, rosa fuerte, nos pueden resultar a la vista más agradables.
  3. Como inconvenientes de las toallas blancas, podría decirse que, si se abusa de los blanqueantes pueden llegar a ponerse amarillentas, también el exceso de cal en el agua se nota más y a veces se vuelven grisáceas. Lo que no es tan positivo en las toallas de colores es que si no son de buenísima calidad, pueden perder color en cada lavado.
Recommended Posts

Leave a Comment

Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.