Posted by Anaquitamanchas | Hablamos de ropa percudida. Cuando la ropa blanca pierde su color y se vuelve amarilla o grisácea, o simplemente no es tan blanca como lo era al principio… es que se ha percudido. Esto puede pasar con camisas, blusas, pantalones y también pasa con la ropa de la casa: mantelería, toallas, sábanas etc. Para mantener la ropa blanca es imprescindible usar jabones que contengan blanqueantes. Mejor si contiene blanqueante óptico y químico, porque se complementan. Las causas de no tener la ropa tan blanca como nos gustaría pueden ser tres:

1negro

Cuando se mezcla ropa sucia con menos sucia, la solución jabonosa puede saturarse y la suciedad vuelve a depositarse en las prendas, en muchas ocasiones en la que tenía menos suciedad.

2 negro

El usar demasiado jabón y no aclarar bien la ropa. Si se usa demasiado jabón no quiere decir que se limpie mejor. El exceso de jabón, además de un gasto inútil, provoca algunas veces que la ropa se vuelva amarilla.

3 negro

No usar el proceso de lavado adecuado para cada grado y tipo de suciedad. Si la ropa está muy sucia conviene lavar a más temperatura y con un ciclo largo y adecuado a la suciedad de las prendas.

Para mantener la ropa blanca es imprescindible usar jabones que contengan blanqueantes mejor si contiene blanqueante óptico y químico, porque se complementan
Recommended Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.