Posted by Anaquitamanchas | Lo de los detergentes siempre ha sido la perdición de más de uno que ha ido a intentar ayudar poniendo una lavadora… y ha terminado metiendo la pata. A veces pasa. Pero es ‘sólo’ porque no se sabe. Con esta entrada, te damos 5 claves con las que nunca te equivocarás al elegir lo que más conviene en cada caso.

  1. Los detergentes en polvo son eficaces cuando en el lavado de la ropa usamos temperaturas de 60º hacia arriba. También son más eficaces para blanquear la ropa o mantener el blanco, porque pueden contener blanqueantes.
  2. Los detergentes líquidos actúan con eficacia cuando usamos bajas temperaturas: entre 0º y 30º. También son los más adecuados para la ropa delicada, especialmente lana y seda.
  3. Las manchas de grasa, como no se disuelven en agua, hay que eliminarlas con otros procedimientos. Si la ropa  con mancha de grasa entra en la lavadora y no hemos hecho nada, la mancha seguirá ahí después del lavado. Hay que emplear un detergente especial para eliminar estas manchas.
  4. La lejía es mejor no usarla de manera habitual porque, a la larga, estropea las fibras. Es mejor usar un detergente que tenga blanqueantes.
  5. Para eliminar manchas de origen desconocido, así como para facilitar que la suciedad de cuellos y puños no quede igual después del lavado, lo mejor es el jabón de taco. Se usa de esta manera: se humedece la zona, se frota con energía con jabón y con ese mismo jabón y un poco de agua tibia – la suficiente para cubrir la zona manchada- se deja en remojo, un mínimo de 30 minutos.
  6. Hacen falta tres tipos de detergentes para lavar la ropa:
    1. Detergente para ropa blanca, que contenga blanqueantes químicos y ópticos.
    2. Detergente para ropa de color: sin blanqueantes.
    3. Detergente líquido neutro para ropa delicada (lavado a mano).
Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.