Posted by Anaquitamanchas| Hace un tiempo leí un artículo de una persona con influencia en este campo que decía que ella no separaba la ropa por colores, ni por tipos de suciedad, ni por tejidos. Lo lavaba todo junto. No tenía en cuenta nada: ni lo que se dice en las etiquetas de la ropa, ni lo que se suele aconsejar para que quede bien al final del proceso de lavado. Sinceramente, me sorprendió -y me sorprende- que a alguien actuando así le quede bien la ropa. Pero nunca se sabe… hay gente que tiene suerte para todo y no le ocurren accidentes que no esperaba. No se le encoge la lana, no se le mezclan los colores…

Por el tiempo que llevamos trabajando en este sector -y, sobre todo, por lo que nos gusta este tema-, preferimos tener en cuenta algo de teoría sobre el cuidado de la ropa -para evitar disgustos innecesarios- y contar con la práctica: me refiero, sobre todo, a las cosas que no salieron bien… y de las que se aprende mucho.

Existen unas reglas generales del desmanchado que son unas 10, pero en esta entrada te vamos a hablar de 3 que no fallan… en el mundo de las manchas siempre hay aspectos desconocidos, pero si podemos te vamos a facilitar que no te resulte difícil el cuidado de la ropa.

1negro

Lo primero saber de qué es la mancha

Antes de empezar a lavar, vemos cada prenda, leemos la etiqueta y comprobamos si hay alguna mancha. Las manchas pueden ser muy variadas, pero nos puede ayudar tener en cuenta estos cinco aspectos:

  1. El tacto es fundamental en las manchas, principalmente porque es lo que más nos ayuda a saber de qué es una mancha y sobre todo nos hace distinguir las manchas que son superficiales – que tienen todas las posibilidades de salir- de aquellas que ya han penetrado el tejido.
  2. El aspecto también es importante, entre otras cosas porque podemos ver si una mancha es antigua o es reciente, y como estamos diciendo en este artículo, si es antigua es más difícil que desaparezca completamente.
  3. El lugar donde se encuentra, nos ayuda a distinguir los distintos tipos de mancha que encontramos en la ropa personal – grasa, sudor, sangre- , en las sábanas, sillones etc
  4. El color también es fundamental, se distinguen con bastante facilidad las manchas de grasa, de óxido, de vino, de café…
  5. Y por último el olor, que en el caso de manchas recientes es fundamental, pero esta pista no nos sirve si se trata de manchas más antiguas.
2 negro

Empieza por el método menos agresivo

Lo primero que hay que hacer es ver si la prenda se puede lavar en agua o en seco, porque si solo se puede limpiar en la tintorería, no podemos arriesgarnos con agua y menos con algún producto. Una vez que sabemos que se puede lavar en agua y sabemos de qué es la mancha, lo que hacemos -excepto en las manchas de grasa- es mojar la zona manchada y frotar la mancha con jabón de taco o de pastilla en algunos países. En el caso de manchas de grasa no tiene sentido hacer esto, se necesita un producto desengrasante adecuado o se echa talco en el momento.

Ya podemos ver en ese momento si la mancha empieza a salir… puede ser que haga falta aplicar otro producto para eliminar la mancha. Pero en algunos casos bastará con lo que ya se ha hecho porque la mancha terminará de salir con los sucesivos lavados.

Lo que no queremos dejar de recordar es que las manchas no hay que frotarlas mucho, porque no es raro que por frotar demasiado se pierda el color en esa zona y ya no hay manera de recuperar ese color. Por eso es mejor ir poco a poco.

3 negro

Mancha que empieza a salir, sale siempre

En general este principio funciona y nos ayuda a evitar riesgos inútiles. Por ejemplo las manchas de sangre hay que tratar de eliminarlas lo antes posible, siempre con agua fría y jabón; puede ser que la mancha no salga del todo, pero lo que queda seguramente saldrá cuando se lave en la lavadora. Pasa lo mismo con las manchas de café, hay que tratar de eliminarlas en el momento con agua fría y frotando con jabón, lo que queda saldrá en la lavadora.

En el caso de las manchas de óxido, se venden desmanchantes muy buenos de óxido que se aplican directamente sobre la mancha antes de lavar en la lavadora. Lo mismo ocurre con las manchas de bolígrafo, se aplica el producto antes y se mete en la lavadora… y si todo sale bien, la ropa saldrá sin la mancha.

Otras veces nos encontramos manchas antiguas casi siempre amarillas. Suelen ser de perfumes, comida etc. Para eliminarla usamos el método que aconsejamos en el punto 2, pero si no salen tendremos que usar un producto con oxígeno activo.

Y por último lo que ya sabes muy bien: la lejía se usa sólo en el caso de que la mancha no haya salido de ninguna de las maneras que ya hemos probado: sólo para ropa blanca, en poca cantidad y siempre diluida.

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.